CARTA ABIERTA: RECUÉRDAME.



“-No quiero que esto que tenemos termine.
-Y si termina, recuérdame siempre.
Porque yo siempre te recordaré”
Dear Rosie.

Cuando empieces una nueva vida al lado de esa persona que ahora te llena la vida de sonrisas y con quien acabas de crear una nueva familia, recuérdame.


Cuando tu hija tenga quince años y estés celoso del chico con el que sale, recuerda el momento en que me besaste por primera vez, estábamos bajo las gradas de la cancha de baloncesto…recuerda quien dijo te amo primero y las veces en que soñábamos como adolescentes y como ignorábamos el dinero.

Recuérdame cuando las salidas elegantes sean primero y anheles caminar conmigo por ahí sin destino, cuando los tiempos se hagan difíciles y olvides la importancia de elegir seguro y dudes de lo que es verdadero.

Recuerda cuando murmuré tu nombre aquella noche fría de febrero mientras te contaba la historia de una chica que quería volar por el mundo y creer que aquello que decías era sincero. Recuérdame cuando vayas conduciendo en una noche estrellada y te apresuren para llegar temprano, recuerda cómo te hacia parar en medio de la carretera a cada rato.

Recuerda la inocencia en mi mirada y el perfume que amabas…

Recuerda los buenos tiempos que nos hicieron felices y las mañanas en que no me hablabas, recuerda como arreglábamos los problemas con una disculpa atolondrada y como nos sentíamos de felices aun sin hacer nada.

No olvides la primera noche en la que dormíamos en la calle cuando me contaste acerca de los sueños que tenías. Recuerda el día que discutimos y pinte tu motocicleta, recuerda las historias que parecen locas y también las cuerdas.

Recuerda a Sebas…

Tampoco olvides aquel día de noviembre en que pretendimos decirnos adiós para siempre… me llamaste todos los días de la semana siguiente; recuerda lo que susurraste solo para mi mientras todos decían adiós en el aeropuerto y te despedías del país… Esas palabras todavía viven en mí.

Recuérdame cuando no tengas nada porque reír. Cuando hacia bromas raras para verte sonreír, recuérdame cuando pienses en los errores que cometiste y aquella noche en que me pediste que dejara de salir con él, ahora ambos nos podemos reír de la tonta llamada que pertenece al ayer.

Y sé que el destino ha jugado mucho con nuestras vidas, juntándonos, separándonos, amándonos, odiándonos y olvidándonos continuamente; pero después de lo que parece media vida decidí que serias esa historia que contaría con una sonrisa.

… Y permanezco en la certeza de que no leerás esto, pero si pudiera atravesar este extenso mar te abrazaría como si nada hubiera ocurrido, como si nunca hubiera cambiado el mundo, como si fuéramos los mismos, pero no es así… somos diferentes, tomamos nuestras decisiones y hoy pertenecemos al ayer que solo se recuerda con ciertas canciones.

(Te amé).

“Un largo viaje, podría terminar en llamas o en el paraíso, nos desvanecemos a la vista, ha pasado mucho tiempo desde que escuché de ti… debería decirte que te vayas porque sé exactamente a dónde estamos yendo”

Melanie G.

Share this:

JOIN CONVERSATION

    Blogger Comment