Te vi follar y fallar... y no sé cuándo me gustaste más.



"Te vi follar y fallar... y no sé cuándo me gustaste más".
Elvira Sastre Sanz.

Gran parte de las personas que conozco prefieren idealizar a sus parejas buscando un ideal de perfección que complemente la vida que ya han creado, básicamente como si fuera otro escalón para alcanzar el éxito. No me malinterpreten, esto no se trata de una crítica a estas personas, primero porque creo que cada uno elige que calidad de vida quiere tener de acuerdo a su crianza y segundo porque no somos nadie para interferir de manera negativa en las decisiones de los demás.

Personalmente prefiero a las personas reales, que no tienen miedo a equivocarse, buscar mil veces lo que quieren hacer con la vida y reconocer sus errores, ahí está el encanto para mí, en la realidad imperfecta del otro, en su búsqueda constante por algo mejor, en ser lo que desea ser sin juicios internos.

Me enamora un corazón apasionado, una mirada inquieta, una mente inconforme, un alma con necesidad de viajar, un hombre sin libreto, sin pena por su pasado, sin vanagloria por su futuro.

Considero que las personas se preocupan demasiado por encontrar a alguien con una buena posición económica que les ayude a pagar las hipotecas porque de esa manera continuaran con la misma puesta en escena, cuando en realidad deberían estar preocupándose por dejarse encontrar de alguien que con el pasar del tiempo todavía les genere caos en la cabeza, alguien con quien hablar en las madrugadas, a quien tomar de la mano bajo la lluvia, alguien que simplemente te inspire a ser mejor persona basado en las pequeñas cosas.

¿De qué sirve vivir preocupándonos por ganar dinero y acumular cosas? La realidad es que han muerto cientos de personas más adineradas y exitosas que tú y yo, pero eso no les aseguró una vida feliz.

Cambiemos esa idea de trabajar 24/7 y que tus hijos los eduque una persona ajena, paremos de creer que se va a acabar el mundo si no llegamos a fin de mes, deja de competir con los demás por ver quién tiene la casa más grande, el carro más costoso y empecemos a preocuparnos por la educación de las nuevas generaciones, en enseñarles que los sueños que se trabajan con tenacidad solo tienen como finalidad convertirse en realidad.

*Por favor para de enseñarles “recetas para el éxito”, no dejes que justifique sus errores, enséñale a que los asuma, no dejes que crea que está bien trabajar para alguien más y regalar su conocimiento a empresas solo porque tiene miedo a seguir sus propios sueños, [y] por favor no permitas que tu siguiente generación vea el amor como una sociedad o un medio para alcanzar algo, para tener préstamos bancarios comunes y comprar una casa más grande que la del vecino.

Aprendamos a apreciar las obras de arte aun con sus imperfecciones, ya que son ellas quienes las convierten en perfección.

“Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes”
 (J.L. Borges, )



Ten un buen día y se feliz.

Melanie G.

Share this:

JOIN CONVERSATION

    Blogger Comment