El destiempo terminó.




Al fin terminó el destiempo…

Terminó esta discusión entre sordos.
Ahora podemos reírnos de lo que fue, porque nos conocemos en todas nuestras facetas y somos lo que nadie más puede ver.

Se acabó nuestra historia aun cuando somos personajes recurrentes de una nueva. Vives un nuevo capítulo y yo empecé mi propio manuscrito, seguimos mirándonos por el retrovisor y entendimos que el punto final fue idea de los dos… que al fin todo terminó.

Ambos tuvimos historias después de dejar un capitulo a medias por miedo a recurrir a la memoria, pero frente a frente ¿Cómo podríamos borrar la reminiscencia de nuestras horas?.

Te llevaste la idea de una vida segura, yo me quede con la pasión y las ganas de aventura; te llevaste las ganas de una familia, yo de viajar y acumular millas, tú quieres un perro, un carro y una nueva vida, yo quiero la duda de saber todo esto en que termina.

Es fácil mirarnos a los ojos y entender que nadie tuvo la culpa, perdonarnos y aceptar al fin una disculpa.

Eres parte del paisaje, del recorrido y de los buenos tiempos… Eres esa noche estrellada perdidos en la carretera, eres los sueños que te conté y los miedos que confesé. Eres mi punto de partida, un lugar donde descansar en medio de la avenida, eres el cómplice de mi primer tatuaje, la primera vez que me quede en la calle hasta tarde, eres un beso detrás de unas escaleras, la historia de la que se enteró el colegio entero, eres el miedo a llevar la contraria y mis clases de guitarra.

Eres todo y al mismo tiempo eres nada…

Eres esa mañana discutiendo y tirándonos las palabras a la cara, eres ese día de agosto en que todo termino, eres noviembre cuando nos dijimos adiós, eres ese día en que te vi llorar por primera vez cuando estabas a minutos de subirte a un avión.
Eres esa foto que guarde por miedo a no volverte a ver, esa canción que sonaba en la radio y que alguna vez amé, eres el que me reto a llorar para decir adiós y entender. Eras esa idea de vivir en la montaña y dormir cuando termine el amanecer.

Eres mis mejores memorias y mis peores recuerdos.
… La mayoría de los verbos que se encuentran acá fueron conjugados en pasado, porque es lo que sucede cuando al fin dices adiós y cuando estas dispuesta a entregar las camisas que alguna vez dejó, los pasajes falsos de avión con los que divertido me engaño, el maserati grancabrio con el que soñaba  y todos los demás tesoros tontos que guardaba.

Hoy por fin entiendo que todo termina… y está bien porque de otra manera ¿cómo escribiríamos una historia nueva?.

Aunque hace mucho tiempo terminó al fin puedo dejarte ir por completo, agradecer que aceptaras un adiós con respeto y reírnos de lo que los demás decían en secreto.

Ten una buena vida y sé feliz.

                          

            Melannie G.

Share this:

JOIN CONVERSATION

    Blogger Comment