He visto todas las señales pero decidí ignorarlas.




He visto todas las señales que me recomiendan parar, cambiar de carril, devolverme y tener en cuenta que la avenida es geológicamente inestable, sin duda las he visto no puedo mentir, incluso he sido lo suficientemente “afortunada” para que las personas me adviertan del camino “desastroso e inestable” por el que voy.

No puedo negar que en algún momento me hicieron dudar y que un par de veces estuve a segundos de salir corriendo pero fue en esos momentos cuando descubrí que valía la pena el riesgo, no es el mejor consejo, pero en la forma como yo lo veo vale la pena el riesgo si después de atravesar el camino difícil puedo tener una hermosa puesta de sol.

Continuo siendo la niña Disney que cree en las princesas? No, pero eso no cambia que siempre espero lo mejor cuando se trata de los caminos difíciles que están bajo mi anhelo, ya sé que las personas creen que es mejor esperar lo peor y después sorprenderse, a mí en lo personal me parece cobarde elegir esperar lo peor para no ilusionar el corazón.

Llegue a este momento  queriendo hablar un poco acerca de tomar buenas decisiones y elegir el camino correcto, pero ¿cual es el camino correcto? A mí me resulta más atractivo elegir el camino que quiera elegir y después hacerme cargo de las consecuencias… como la canción de Sel G, “The heart wants what it wants”.

No te compliques tanto, lo que ahora parece imposible de alcanzar mañana será tu logro más preciado, solo recuerda que “lo imposible tarda un poco más en hacerse posible”.


Melanie G. 





Share this:

JOIN CONVERSATION

    Blogger Comment